Medicina Estética

Plasma Rico En Plaquetas

El Plasma es un material biológico autólogo (tejido propio, de la misma persona), es decir, que se obtiene de la misma sangre del paciente, el cual se inyecta al mismo paciente. Se obtiene tomando una muestra de sangre por una punción venosa, posteriormente mediante un proceso que incluye el centrifugado, éste deja al fondo los globulos rojos; globulos blancos y plaquetas en la parte rmedia y, en la parte superior, se logra un producto concentrado que forma el Plasma Rico en Plaquetas. Al activarse libera sus proteínas, las cuales son factores de crecimiento para regenerar, recuperar y rejuvenecer la piel.

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP), es una herramienta increíble en manos expertas para el Rejuvenecimiento Facial e Integral de la piel, incluyendo cualquier área del cuerpo, siendo muy solicitado por nuestros pacientes para la piel facial, el dorso de las manos, cuello y escote. Es un procedimiento requerido también para mejorar la caída del cabello o Alopecia Difusa (caída de cabello de toda la cabeza).

Nuestros servicios

Contáctanos

Publicaciones
Recientes
Te actualizamos con tips y promociones
Ir a blog
Instalaciones
Conoce nuestro campo de trabajo
Ver más

Información De Contacto

Tratamiento

Este tratamiento consta de 3 pasos:

  1. Extracción de sangre.
  2. Centrifugado.
  3. Aplicación del PRP.

Post-Tratamiento

Para optimizar los resultados, después del tratamiento de PRP, de 7-14 días de su aplicación, se puede combinar con la Mesoterapia. Se recomienda hacer un ciclo de 3 sesiones por año, cada 6 meses opcionalmente se puede combinar con otros productos, dependiendo de las necesidades de su piel.

Los pacientes pueden desarrollar un poco de inflamación, que interpretarán como un signo de reactivación en su piel. En algunos puntos, la aguja puede producir algunas pequeñas marcas, que desaparecen al día siguiente. Se pueden aplicar maquillaje y cosméticos habituales.

Efectos Secundarios

  • Es un tratamiento muy seguro ya que la sangre que se emplea es extraída del propio paciente. Es un procedimiento simple y ambulatorio, pero que siempre debe ser aplicado por profesionales médicos.
  • No debe realizarse el procedimiento si el paciente presenta alguna enfermedad de la sangre y/o alguna alteración de la piel en la zona que será tratada.